Website

“DISLEXIA”, “HIPERACTIVIDAD”, “HPI”… LOS DIAGNÓSTICOS QUE VAN EN AUMENTO EN LAS ESCUELAS

August 20, 2021

DISLEXIA

"Disléxico", "precoz", "trastorno por déficit de atención": todos hemos escuchado al menos uno de estos términos, la mayoría de las veces para describir a un niño que tiene dificultades en la escuela.
Estos “diagnósticos escolares” son descritos, explorados y apoyados por investigadores y profesionales de diferentes disciplinas (psicología, neuropsicología, psiquiatría, etc.) y se benefician de una variedad de tratamientos para la rehabilitación (psicomotricidad, logopedia, terapia ocupacional, etc.)

.
Incluso dentro del campo científico, no hay consenso sobre estos diagnósticos: se critica el abordaje principalmente neurológico del TDAH (trastorno por déficit de atención / hiperactividad), se critican los efectos y los límites de los diagnósticos de trastornos y trastornos del HPI (alto potencial intelectual). cuestionado allí.


Tanto los trastornos como el TDAH se consideran trastornos del neurodesarrollo y son objeto de recomendaciones de la Haute Autorité de Santé. Las políticas públicas insisten en la necesidad de una identificación temprana, luego el establecimiento de remedios y rehabilitaciones para este tipo de trastornos.
Una cuadrícula de dispositivos
A pesar de la falta de consenso científico, en el Código de Educación aparecen trastornos de alto potencial y trastornos, lo que abre el derecho a ajustes en el contenido y ritmo de la enseñanza, así como a adaptaciones de exámenes terminales para los estudiantes diagnosticados.


Así, si estos trastornos no dan lugar sistemáticamente al reconocimiento de una discapacidad, se siguen ofreciendo en el ámbito escolar diferentes formas de proyectos individualizados. Estas diferentes medidas revelan el impacto real que estos diagnósticos, que afectan a alrededor del 5% de la población en edad escolar, tienen en las trayectorias profesionales de los alumnos afectados.
Esta medicalización de las dificultades académicas es paradójica: de hecho, luchar por el éxito de todos los estudiantes requeriría un etiquetado cada vez más exhaustivo de las dificultades encontradas por cada uno.


Es difícil criticar un discurso dirigido a ayudar a los niños en dificultades en nombre de una mayor igualdad, con el objetivo de apoyar su apego a la escuela y al aprendizaje. Sin embargo, existe una fuerte paradoja entre el deseo de que cada alumno triunfe y, al mismo tiempo, la división cada vez más fina de las categorías que se atribuirán a estos alumnos.


Esta división va de la mano de una rejilla de dispositivos cada vez más ajustada: identificación temprana, soporte, adaptaciones educativas hasta la adaptación de exámenes terminales. Por tanto, estas categorías no dejan de afectar a estos alumnos y a los adultos que los acompañan.


Mayor cribado
Cuarenta y siete actores de la educación y el cuidado nos respondieron sobre la definición que le dan, y su forma de afrontarlo, en su práctica diaria.
Esta muestra incluye docentes ordinarios o especializados, inspectores nacionales de educación, médicos y psicólogos escolares, así como diversas profesiones relacionadas con niños y adolescentes con dificultades educativas: AESH, educadores, enfermeras.


Estas personas trabajan en diferentes establecimientos (escuela primaria, colegio, centro de información y orientación, hospital de día) que se dividen entre sectores rurales, semiurbanos y urbanos, así como entre red de educación prioritaria (REP) y entorno más privilegiado.
El análisis cualitativo de estos discursos permite revelar las representaciones que atraviesan el mundo social: exploremos qué produce esta categorización como efectos, en el mundo real de las prácticas. Todos los interesados ​​coinciden en el fuerte aumento de estos trastornos como explicación de las dificultades en la escuela, durante los últimos veinte años, acompañados de un mayor y cada vez más precoz cribado.


Un profesor subraya que "en cuanto hay una dificultad, buscamos un trastorno", resumiendo la idea ahora dominante de que una cierta proporción de niños han sido diagnosticados con trastornos (diagnosticados o no) desde principios de la década de 2000.


¿Despojo educativo?
Nuestras entrevistas arrojan luz sobre formas muy dispares de identificar estos “trastornos” en las clases, con, por ejemplo, una forma de “diagnóstico independiente” por parte de ciertos profesores, sin consulta médica, y en ocasiones incluso sin logopedia.


Un psicólogo intenta explicar esta tendencia:
"Pasa rápidamente al lenguaje cotidiano, y cuando, por ejemplo, un estudiante simplemente va a invertir dos letras, los maestros o los padres tenderán a decir: tal vez sea dislexia. "



Según un inspector nacional de educación, una proporción importante de niños son considerados portadores de trastornos dentro de la escuela, sin siquiera haber conocido a un médico para objetivar este diagnóstico.


Esta tendencia a designar espontáneamente a un niño como disléxico, o incluso hiperactivo, va de la mano de un efecto de despojo educativo: la mayoría de los profesores sienten que carecen de formación para afrontar estos trastornos específicos.


La mayoría de ellos busca aprender de forma independiente y fabricar o financiar materiales adecuados para los niños que reciben en su clase ellos mismos. Estas observaciones podrían seguir siendo anecdóticas si estos trastornos no fueran descritos, por la literatura científica, como "duraderos", una noción que un estudiante de último año de una universidad REP se apropia: "No es curable, la dislexia es realmente un problema. El camino neurológico es diferente" , compartiendo con la mayoría de los encuestados la idea de que mientras el niño esté aprendiendo, necesitará compensación y rehabilitación.


¿Una individualización de los cursos?
Sin pretender resumir las múltiples interrogantes que plantean estos “trastornos del aprendizaje”, nuestros resultados cuestionan el interés que pueden tener las políticas públicas en sistematizar la identificación de estos trastornos dentro de la escuela, y proponer una variedad de arreglos y soluciones.
Esta identificación temprana masiva se puede comparar con la naturaleza excepcional de la repetición desde 2014, pero también con los altos números en cada clase de la escuela primaria.
Los actores enfatizan que la individualización pedagógica se vuelve así muy difícil, aunque es, antes de que se ponga en marcha cualquier dispositivo de adaptación, la base de la profesión docente.


Reconocer a un niño como portador de un trastorno en particular ya produce un efecto, conocido como etiquetado, según la famosa teoría de Becker, que advierte de los posibles efectos del cumplimiento de la etiqueta colocada.


El niño designado disgráfico o hiperactivo bien podría tener dificultades para liberarse de esta designación, ya que se beneficiará de cuidados específicos, interacciones educativas y adaptación de las enseñanzas que marcarán incesantemente la existencia de su "trastorno", incluso dentro de la escuela y dentro de la familia.


Por tanto, no se trata solo de controversias científicas o educativas, sino de un fenómeno de categorización con implicaciones y efectos en la escolarización de los niños y adolescentes de hoy.
La proliferación de diagnósticos cada vez más precoces condiciona el acceso al conocimiento de los jóvenes interesados, en el contexto de una escuela que permite una individualización cada vez menos espontánea del ritmo de aprendizaje.

Los trastornos "Dys", así como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) son objeto de recomendaciones de la Autoridad Nacional de Salud de Francia. Las políticas públicas insisten en la necesidad de una detección temprana.

Como parte de proyectos individualizados, los niños con problemas de aprendizaje siguen, por ejemplo, sesiones de logopedia o psicomotricidad.

¿Tienes que preocuparte si un niño se aburre en clase?

La identificación temprana de las dificultades educativas a gran escala plantea la cuestión del margen de maniobra para individualizar el aprendizaje en el aula.

"Disléxico", "precoz", "trastorno por déficit de atención": todos hemos escuchado al menos uno de estos términos, la mayoría de las veces para describir a un niño que tiene dificultades en la escuela.
Estos “diagnósticos escolares” son descritos, explorados y apoyados por investigadores y profesionales de diferentes disciplinas (psicología, neuropsicología, psiquiatría, etc.) y se benefician de una variedad de tratamientos para la rehabilitación (psicomotricidad, logopedia, terapia ocupacional, etc.)  

Autora:

Cecile Charazas
Estudiante de doctorado en Ciencias de la Educación y profesor de la Universidad de Burdeos.

Enfermera D.E. (2010)
Master 2 Ciencias de la Educación (2018)
Doctorado en Ciencias de la Educación (en curso)


Declaración de intereses
Cécile Charazas no trabaja, no asesora, no posee acciones, no recibe fondos de ninguna organización que pudiera beneficiarse de este artículo y no ha declarado ninguna afiliación distinta a su organización de investigación.

Universidad de Burdeos
Con más de 56.000 estudiantes y cerca de 3.200 profesores-investigadores e investigadores, la Universidad de Burdeos es hoy una de las mayores universidades francesas. Reconocida por la calidad de su enseñanza y sus estándares científicos, es un actor líder en educación superior e investigación a nivel regional y nacional.
Cultiva una oferta formativa diversificada, desde el DUT hasta el doctorado, con la preocupación constante de preparar hoy a los ciudadanos del mañana.
La intersección permanente de puntos de vista, disciplinas y enfoques alimenta la ambiciosa y exigente política de investigación de la Universidad de Burdeos.
Etiquetada como Iniciativa de Excelencia, se posiciona entre las principales universidades de investigación europeas. Sus investigadores, invertidos en fructíferas colaboraciones, ya sea con prestigiosos establecimientos internacionales o con destacados industriales, contribuyen a los avances científicos, a su transferencia tecnológica e industrial y, en general, a la difusión del conocimiento.


Copyright © 2006 - 2021 All Rights Reserved Discapacidad Televisión - España    

Para mas info visita nuestra web: www.discapacidad.tv #DiscapacidadTV #DiscapacidadTelevision #DiscapacidadTvNoticias #HolaMundo #Precursores #Referentes #Discapacidad #ComunicamosEnPrimeraPersona #HablemosDeDiscapacidad
Descargo de responsabilidad:
Discapacidad Televisión es estrictamente un Canal de Televisión, Sitio web de noticias e Información Gral. sobre la discapacidad.
Los comentarios, opiniones, forma de escritura, expresiones y otros en las publicaciones reproducidas por nosotros, son de entera responsabilidad de sus creadores.
Discapacidad Televisión No proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Este contenido no pretende ser un sustituto del consejo médico profesional, diagnóstico o tratamiento. Siempre busque el consejo de su médico u otro proveedor de salud calificado con cualquier pregunta que pueda tener con respecto a una afección médica. Nunca ignore el consejo médico profesional ni se demore en buscarlo por algo que haya leído en este sitio web.
Copyright © 2006 - 2021 All Rights Reserved Discapacidad Televisión - España