Website

POST-CORONAVIRUS: ¿HACIA UNA SOCIEDAD INCLUSIVA O EXCLUYENTE?

October 28, 2020

SOCIEDAD

En todas partes se alzan voces para hablar de la "otra vida". ¿Podría tomar forma un mundo nuevo, impulsado por el impulso actual de la solidaridad? ¿Una nueva sociedad marcada por más ayuda mutua y tolerancia? Hemos pasado por otras crisis en el pasado. Uno de los más llamativos de Francia en la última década está vinculado a los atentados de Charlie Hebdo. Si los actos y amenazas anti-musulmanes lamentablemente aumentaron en Francia durante este período, muchos franceses se movilizaron en paralelo durante las marchas ciudadanas para mostrar su apoyo a las víctimas, en un clima desprovisto de animosidad hacia los musulmanes.


Si bien el contexto actual que provoca ansiedad parece ser de una naturaleza diferente, la crisis que atravesamos también corre el riesgo de impactar nuestros prejuicios y nuestro comportamiento hacia los demás, pero de una manera mucho más insidiosa. ¿Cómo podría un virus simple fomentar tensiones entre grupos sociales? ¿Cómo podría evitar que dibujáramos esta nueva sociedad más inclusiva?


Percepción de la amenaza
Si bien los recientes eventos traumáticos se han cobrado la vida de muchas personas, la probabilidad de morir a causa de uno de estos eventos sigue siendo estadísticamente relativamente baja. Más allá de la realidad de la amenaza, los investigadores en psicología social han demostrado que la percepción subjetiva de la amenaza influye en nuestra forma de pensar, nuestras emociones y nuestro comportamiento.


Entre las amenazas percibidas con mayor apoyo empírico, la amenaza a la integridad física, tal como se experimentó después de los ataques terroristas, provoca una fuerte sensación de miedo en las personas. La segunda amenaza percibida está directamente relacionada con la noticia que nos ocupa hoy. La contaminación potencial por parásitos patógenos (como virus o bacterias) es una amenaza a la que los seres humanos son particularmente sensibles y reactivos.


La investigación sobre el "sistema de inmunidad conductual" sugiere que los humanos tienen un sistema de protección contra enfermedades que les permite detectar parásitos que representan una amenaza para la supervivencia de los humanos. En respuesta a su activación, el ser humano sentiría principalmente una emoción de disgusto hacia el objeto fuente, facilitando así la evitación conductual de parásitos infecciosos. Si bien este sistema, y ​​la emoción de disgusto asociada a él, pueden resultar útiles para protegernos de ciertas enfermedades, este mecanismo también tiene fallas en su activación, lo que lleva a consecuencias más perniciosas.


Estigmatización de determinados grupos sociales
Como tal, la investigación ha mostrado efectos negativos sobre variables psicológicas y de comportamiento, a primera vista no relacionados con la amenaza de contaminación. Se han destacado los efectos sobre la estigmatización de los grupos sociales, que van mucho más allá de la actual estigmatización de los chinos.


Parece que estigmatizamos a los demás con más fuerza cuando tienen pistas que podrían indicar un riesgo de infección. Independientemente de si el riesgo de contaminación es real o no, bastaría con que este indicio sea visible para que desencadene en las personas un sentimiento (a menudo sutil) de repugnancia y, en consecuencia, una tendencia al distanciamiento físico. Esto es, por ejemplo, lo que sucede ahora cuando ve a una persona que tiene tos. ¿Quién no ha tenido el impulso incontenible de alejarse de esta persona? Se podría pensar que este comportamiento es específico del contexto actual en el que la amenaza de contaminación es realmente real.


Desafortunadamente, estas tendencias hacia el distanciamiento social y físico también se observan con poblaciones que se sabe que no presentan riesgo de contaminación. Este es precisamente el caso de las personas con una anomalía perceptiva en la morfología de su rostro o cuerpo. Por ejemplo, un estudio mostró que una persona descrita como sana pero con una marca de nacimiento visible en la cara está implícitamente más asociada con la palabra "enfermedad" que una persona descrita como tuberculosa pero con apariencia "normal".


Asimismo, parece que cuanto más vulnerables nos sintamos a la enfermedad, más fuertes tendremos prejuicios hacia las personas obesas. En otras palabras, tan pronto como percibamos una diferencia física que sugiera falsamente una enfermedad potencial, nuestra reacción primaria se manifestaría a través de pensamientos y emociones negativas. Este tipo de efecto deletéreo también se ha demostrado en personas con discapacidad física, pero aún más inesperadamente, en personas mayores, inmigrantes de países desconocidos y homosexuales.


Se han destacado otros efectos insospechados de la percepción de amenaza de contaminación, esta vez vinculados al cumplimiento de las normas sociales y el juicio moral. Por ejemplo, los investigadores han demostrado que cuando se destacó la amenaza de contaminación, el 67% de los participantes del estudio cumplió con la opinión de la mayoría, mientras que solo el 53% cumplió cuando un la amenaza de otra naturaleza fue sobresaliente y el 42% cuando no había ninguna amenaza presente.


En otras palabras, cuando las personas tienen una sensación de mayor amenaza de contaminación, están más inclinadas a expresar opiniones conformistas y actuar de manera conformista. Otro estudio mostró un vínculo, no directamente entre la amenaza de contaminación y el juicio moral, sino entre el disgusto y el juicio moral. Algunos participantes juzgaron las transgresiones morales con más dureza (por ejemplo, dos primos que tenían relaciones sexuales o un miembro político que había aceptado un soborno) cuando la emoción de disgusto era más prominente que ausente. En resumen, parecería que la amenaza percibida de contaminación y la emoción de disgusto tienen un impacto sutil en nuestros juicios morales y en cómo nos ajustamos a la norma. Cumplir en sí mismo no es malo, pero también aumenta el riesgo de rechazo por parte de quienes no cumplen.


Como acabamos de ver, los seres humanos son particularmente sensibles a la amenaza de contaminación. Si el coronavirus pudiera desaparecer en los próximos meses, es probable que la sensación subjetiva de amenaza sobreviva al virus. Aunque los estudios presentados anteriormente no pueden predecir las consecuencias a largo plazo de los eventos actuales en nuestras creencias, nuestras emociones y nuestro comportamiento hacia los demás, sin embargo, proporcionan algo de reflexión.


No debe pasarse por alto el riesgo de rechazo y exclusión de ciertas poblaciones numéricamente minoritarias y el riesgo de demasiado conformismo, que no está dispuesto a abrirse a la diversidad.
Si, tras los atentados terroristas, hemos estado atentos al riesgo de estigmatización de musulmanes y personas de origen norteafricano, el riesgo de estigmatización resultante del coronavirus es mucho menos intuitivo.


El tema de la inclusión en la escuela está más destacado que nunca por las autoridades públicas. Por su parte, las organizaciones muestran un interés frágil pero creciente en el tema de la inclusión de la diversidad (como discapacidad, etnia, etc.). Tras el encierro, tras el coronavirus, sería lamentable que, además de las consecuencias sanitarias, económicas y sociales, surja un clima de estigma, rechazo y retraimiento. Entonces, no seamos demasiado ingenuos. Si queremos una sociedad verdaderamente más tolerante, primero debemos tomar la decisión. Pero también debemos ser conscientes de los límites del funcionamiento humano, no para abandonar el trabajo sino para poder afrontar mejor sus debilidades.

La contaminación potencial por parásitos patógenos (como virus o bacterias) es una amenaza a la que los seres humanos son particularmente sensibles y reactivos.

Más allá de la realidad de la amenaza, los investigadores en psicología social han demostrado que la percepción subjetiva de la amenaza influye en nuestra forma de pensar, nuestras emociones y nuestro comportamiento.

Las organizaciones muestran un interés frágil pero creciente en el tema de la inclusión de la diversidad (como discapacidad, etnia, etc.). Tras el encierro, tras el coronavirus, sería lamentable que, además de las consecuencias sanitarias, económicas y sociales, surja un clima de estigma, rechazo y retraimiento. Entonces, no seamos demasiado ingenuos. Si queremos una sociedad verdaderamente más tolerante, primero debemos tomar la decisión.

No debe pasarse por alto el riesgo de rechazo y exclusión de ciertas poblaciones numéricamente minoritarias y el riesgo de demasiado conformismo, que no está dispuesto a abrirse a la diversidad.

Autora:

Benoite Aubé
Investigadora en psicología social, Universidad de París


Benoite Aubé es investigadora en psicología social en el Laboratorio de Psicopatología y Procesos de Salud (LPPS) de la Universidad de París. Enseña en torno a temas relacionados con la inclusión de la diversidad en Kedge Business School. Su investigación se centra en las relaciones intergrupales, la inclusión, la diversidad, el sesgo inconsciente, el comportamiento discriminatorio y la evaluación de intervenciones.


Declaración de intereses
Benoite Aubé no trabaja, no asesora, no posee acciones, no recibe fondos de una organización que pudiera beneficiarse de este artículo, y no ha declarado ninguna afiliación distinta a su organización de investigación.

Universidad de Paris
La Universidad de París es el resultado de la fusión de las universidades de París Descartes y París Diderot, y de la integración del Instituto de Física del Globo de París como institución componente. Con sus 62.710 estudiantes, 7.500 empleados y 142 laboratorios, la Universidad de París participa en la encarnación de una ciudad global, consciente de su lugar y de sus misiones, abierta al mundo, a la juventud y al conocimiento.


Copyright © 2006 - 2020 All Rights Reserved Discapacidad Televisión - España

Para mas info visita nuestra web: www.discapacidad.tv #DiscapacidadTV #DiscapacidadTelevision #DiscapacidadTvNoticias #HolaMundo #Precursores #Referentes #Discapacidad #ComunicamosEnPrimeraPersona #HablemosDeDiscapacidad
Descargo de responsabilidad:
Discapacidad Televisión es estrictamente un Canal de Televisión, Sitio web de noticias e Información Gral. sobre la discapacidad.
Los comentarios, opiniones, forma de escritura, expresiones y otros en las publicaciones reproducidas por nosotros, son de entera responsabilidad de sus creadores.
Discapacidad Televisión No proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento. Este contenido no pretende ser un sustituto del consejo médico profesional, diagnóstico o tratamiento. Siempre busque el consejo de su médico u otro proveedor de salud calificado con cualquier pregunta que pueda tener con respecto a una afección médica. Nunca ignore el consejo médico profesional ni se demore en buscarlo por algo que haya leído en este sitio web.
Copyright © 2006 - 2020 All Rights Reserved Discapacidad Televisión - España